Repensar el mundo de hoy

Preguntarse qué son las cosas y por qué es quizás una de las tareas más difíciles de nuestros tiempos. Nuestra civilización se ha construido sobre el constante esfuerzo por hacerlo, y ahora nos conseguimos con la creencia de que la mayoría de las cosas que tenemos, que vivimos, que somos, ya fueron pensadas, y entonces las damos por supuestas. Hemos confundido la seguridad que nos da un botón con la seguridad que nos debería dar nuestra propia vida.

Unas respuestas más seguras que otras

Hay unas respuestas que obtenemos al preguntarnos sobre el buen modo de hacer, por ejemplo, una construcción. Es lo que se trata de la técnica, y aprender bien una técnica me podrá llevar a hacer bien un edificio y me ahorrará el trabajo mal hecho: que éste se caiga y genere una tragedia o una gran pérdida de dinero. En el plano de la naturaleza podemos profundizar en el conocimiento del mecanismo de vuelo de los pájaros hasta llegar a saber cómo puedo construir un avión. Con la ciencia podemos descubrir y explicar leyes, como el principio de no contradicción o la ley de la gravedad, que serán válidas para todas las épocas de la historia. Estas preguntas y sus consecuentes respuestas son importantes pues con ellas conocemos y transformamos materialmente la realidad.

Estas respuestas, entonces, nos servirán de guía, en el caso de la técnica para hacer bien las cosas y en el de la ciencia, para conocer bien la realidad.

Pero de estas primeras cosas no nos encargaremos de hablar con profundidad en el presente blog, pues en este espacio quiero detenerme en otro plano: el de las preguntas que nos dan la respuesta para buscar otro tipo de bienes, que dan respuesta a esas cosas que la ciencia y la técnica han intentado, pero no han logrado, conocer por su cuenta: ¿qué es la justicia? ¿Qué es el bien? ¿Qué es el amor?… Bienes que le sirven de guía al hombre para obrar bien, para hacer mejor aquellas cosas con las que él mismo se hace o con los que dirige su propia existencia.

Los bienes propios del hombre

Así como un león se lanza sobre su presa, o la vaca siempre se dirige a comer pasto, hay unos bienes propios del hombre, a los que sólo aspira él y por los que los demás bienes a los que también apetece pueden llegar a ocupar un segundo plano. El hombre, por ejemplo, será capaz de no comerse una torta para ser solidario con un mendigo, pero por su libertad también será capaz de renunciar a ser solidario para comerse una torta.

Es este plano –el humano- en donde las preguntas que nos hacemos se refieren al mismo hombre, es más difícil dar las cosas por supuesto, pues 1) los bienes a los que aspiramos son superiores, y son bienes que el hombre nunca llega a poseer tangiblemente. En este punto entendemos que el amor, la justicia, el bien, requieren de nosotros un esfuerzo  por buscarlos continuamente. Y 2) El hombre tiene libertad y, a diferencia del león o de la vaca, él escoge a qué bienes se dirige. Así un padre de familia podrá tener mucha hambre, pero en vez de comer él solo, será capaz de esperar a su familia para almorzar juntos (A. Cortina).

Para poder escoger lo propio nuestro, en nuestra vida y en la vida de la comunidad, inmersos de igual manera en este plano material, al hombre le toca –también en este siglo XXI- la difícil tarea de pensar o, en base a lo ya pensado, de volver a pensar: de repensar estas cosas.

Para ello debemos salir de lo ya supuesto, dudar de lo que entre los hombres se tiene por absoluto, sin olvidar que en esta tarea nunca alcanzaremos la respuesta definitiva, y siendo humildes para reconocer que lo encontrado por otros –en el mismo o en otro tiempo- puede acercase más a lo propio del hombre, pues “una vieja verdad” nos puede llevar a rectificar y nos pueden guiar, con los rasgos propios de cada persona y de cada época, para encontrar los mejores caminos. En este punto dirá Etienne Gilson que “una nueva verdad no reemplaza una vieja verdad”.

Este tipo de respuestas, o de verdades –cuando se adecúan a la realidad-, siempre son las mismas, o al menos se parecen, pero son inagotables y se hacen realidad, de manera siempra nueva, sólo a través del hombre. En toda época podemos decir que matar, que robar, que engañar, está mal, y en toda época podemos decir que ser justos o buenos es algo positivo. Pero hay que tomar en cuenta que estos valores y antivalores se presentan en distintas circunstancias, en distintas culturas, y que estos valores no son objetos materiales (Ver en C.S. Lewis), en cada época se presents a través de la libertad del hombre que se aproxima o se aleja de ellos.

Pensar para poseer bienes como la justicia, la libertad, el bien, pasa por un constante esfuerzo, por: 1. Conocerlos bien y 2. Vivirlos bien, pues, al no ser consistentes con ellos en el terreno práctico terminamos “pensando como vivimos, y no viviendo como pensamos”. Son bienes que los reencarna el mismo hombre, y no podríamos llegar a decir, por ejemplo, que existe una sociedad justa sin hombres justos, pues estos bienes se manifiestan a través del obrar libre del ser humano.

La tarea propia de este blog será, entonces, repensar esas cosas que en el plano humano damos fácilmente por sentado y que, por no re-pensarlas, comienzan a resquebrajarse. Dirá el filósofo Julián Marías que la manera de transformar la realidad es entendiéndola, comprendiéndola, y no podremos hacerlo sin preguntarnos y respondernos qué es ella.

Gabriel Capriles.

@gabcapriles

Foto: Cortesía de http://www.hdfondos.eu

Lectura recomendada:

Ejemplos de el Tao, de C.S. Lewis (en “la abolición del hombre”)

Ética de la vida intelectual, Etienne Gilson.

El uso de la inteligencia, Julián Marías.

Conferencia recomendada:

Para qué sirve la ética, Adela Cortina.

Anuncios

2 comentarios en “Repensar el mundo de hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s